Antecedentes
En Costa Rica se tiene una biodiversidad marina-costera conocida de 6.778 especies lo que representa cerca de un 3,5% de la biodiversidad marina-costera conocida en el mundo. De estas especies 4.745 son reportadas para el Pacífico y 2.321 para el Caribe. Ambas costas comparten 288 especies y se establece que hay 85 especies endémicas o que se conocen solo para las aguas de Costa Rica, de estas especies endémicas el 41,2% se encuentra en la Isla del Coco. (Wehrtmann I., and Cortés J., 2009).

Se prevé que los efectos como consecuencia del cambio climático amplifiquen y/o aceleran los efectos negativos actuales-históricos de los conductores clásicos que causan la pérdida de la biodiversidad marino-costera como la sobrepesca, la pérdida y fragmentación de hábitats y la contaminación de aguas entre otras. Por lo que es fundamental para la formulación de estrategias de adaptación al cambio climático conocer el estado actual de los sistemas marino-costeros y a la vez sugerir medidas de cambio en esos factores no-climáticos que podrían estar disminuyendo la capacidad adaptativa de los sistemas y con ello aumentando la vulnerabilidad al cambio climático.

A pesar del esfuerzo histórico del país en la protección de sistemas naturales mediante áreas protegidas hoy se conoce que el actual sistema nacional de áreas marino-costeras no contiene todas las muestras representativas de biodiversidad marino-costera a niveles de hábitats, especies y genes del país. Por lo tanto, se espera que todavía no esté garantizada la adaptación de esta biodiversidad a los efectos actuales y futuros del cambio climático, a pesar de que ya ejercen funciones físicas de protección importantes contra por ejemplo ciclones, inundaciones, salinización de suelos y reservorios de agua potable.

El proyecto BIOMARCC es un proyecto de apoyo al Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC-MINAET) ejecutado por la Agencia de Cooperación Alemana para el Desarrollo (GIZ), por encargo del Ministerio Alemán de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear (BMU) en el marco de su Iniciativa Protección del Clima (IKI).